sábado, 1 de octubre de 2011

REQUIEM AETERNAM ALCANTARILLA

Cuando aún corría, solía ir por el camino de la Paz, en Alcantarilla, donde nací y donde aún permanezco. Recuerdo cuando era niño, incluso, joven, que mi pueblo era bonito. Apenas caminabas quinientos metros y ya estabas en una senda de la huerta, que en primavera olía a azahar, sonido de ranas en las acequias, aire fresco en verano, vinagrillos, juegos, parejas que se escondían de la vista general y algún albaricoque que caía en el estómago sin pedir permiso al dueño.

Llegaron desarrollismos industriales, sacabarrigas que volaron con dinamita la iglesia de San Pedro, propietarios que derribaron casas señoriales para hacer edificios, y alcaldes sin visión de futuro que dejaron que esto sucediera. El pueblo se volvió feo, sin planificación crecieron moles cada una de su padre y de su madre, se fueron enterrando huertos, y crecieron coches, ruidos, hacinamiento, y calor, mucho calor.

Preocupado por el futuro de mi pueblo y el de mis hijos dentro de él, decidí meterme en un partido, el PSOE, con posibilidades de gobernar (no se rían, por favor) para intentar reconducir la deriva urbanística de Alcantarilla hacia una ciudad más humana, más verde, más para los niños y menos para el ruido y para el calor asfixiante; más para los huertos y menos para el asfalto.

Me costó mucho perder mi independencia política.

Ahora he visto en el periódico local Alcantarilla 7 días, que el nuevo Plan de Ordenación Urbana está a punto de ser aprobado por la Comunidad Autónoma.

Es un desastre, es edificar en Alcantarilla hasta en el aire que respiramos, es hacer pisos encima del techo de los coches, es incrementar tanto la densidad de población que no podremos ni movernos.

Y me da mucha tristeza. Y me duele.

Y me lamento, porque no fui capaz de convencer a mis compañeros de partido de que arremetiéramos políticamente contra ese Plan con toda la energía de que fuéramos capaces. Me lamento porque el desastre urbanístico que ha diseñado el eterno gobierno del PP va a acabar con mi pueblo.

Y ellos tan a gusto y tan orgullosos de lo que han hecho. Porque se creen que el progreso es un edificio encima de otro, porque se creen que una ciudad habitable no necesita espacios verdes, porque se creen que la huerta ya no vale, que lo único útil es la industria y la construcción; y a lo mejor tienen razón, que la huerta ya no produce económicamente hablando, pero genera buen clima, lugares donde ir, luz que disfrutar, olores que percibir, sonidos que escuchar, cultura que recordar.

Con el nuevo plan el camino de la Paz se llenará de edificios en la misma proporción en que las personas abandonaremos el pueblo.

Demasiados años gobernando los mismos, demasiados años sin alternativa.
Hoy me he ido a Murcia a pasear, porque el pueblo está muerto, porque nuestros jóvenes huyen buscando ambiente, cines, lugares agradables, otros encuentros.

Y me duele. He vuelto a las diez de la noche y la calle estaba… vacía.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Jornada Mundial de la Juventud (4ª parte): la papalatría.

Lutero se equivocaba, no puede haber Cristo sin Iglesia. Al fin y al cabo si algo conocemos de Jesús de Nazaret es gracias a los apóstoles y a las primeras comunidades de cristianos. Eso de la libre interpretación de la Biblia está bien, resulta muy moderno en el Renacimiento con eso de la autonomía del individuo, el pirronismo o la duda metódica cartesiana, pero la Biblia como conjunto canónico de libros en los que se expresa la Palabra de Dios, es obra de los cristianos, de la Iglesia, no del propio Jesucristo que no dejó nada escrito.

Pero de ahí a que toda la autoridad recaiga en el Papa, hay un trecho muy importante sólo explicable por las diversas calcificaciones históricas que se han ido adhiriendo a la Iglesia.

Cuando en el 380, mediante el Edicto de Tesalónica, se declara el cristianismo religión oficial del Imperio Romano, la alianza entre poder político y poder religioso hace que se solapen funciones, que se confundan roles. Con la caída del Imperio de Occidente, el Papa asumirá algunos cargos propios de la administración de Roma: el título de Sumo Pontífice que desde la época de Augusto ostentaba el emperador como máxima autoridad religiosa, pasa al Obispo de la Ciudad Eterna.

A partir de todo eso, la Iglesia adoptó el modelo “jerarcológico”, como dice el teólogo Juan Antonio Estrada, y hoy podemos escuchar que se refieren al Papa como “el Santo Padre” o como “el Vicario de Cristo en la tierra”.

Sobre la santidad del Santo Padre cabe decir (y esto es doctrina de la Iglesia desde los primeros tiempos) que le viene no de su persona, sino del Espíritu Santo, aunque el Papa sea un pecador, que lo será como todos, o a lo mejor un poco menos.

Ahora bien, con lo del Vicario de Cristo, me parece que se roza la herejía: mediante la Encarnación, Dios se hace hombre en Jesucristo, así que ya no hacen falta sacerdotes intermediarios entre un Dios lejano y los seres humanos; además el mismo Cristo queda presente, mediante el Espíritu Santo, en la comunidad de sus seguidores y materialmente en la Eucaristía (en el pan y en el vino). Por eso, si entendemos ser vicario como la representación de Cristo, ésta la ostenta la Iglesia y no el Papa, que es sólo el símbolo de la unidad.

Como decía, los avatares históricos que convirtieron al papado en un poder temporal han hecho que el Papa tenga preeminencia sobre el resto de la Iglesia. Al fin y al cabo éste ha sido el tema central de la discusión en los dos últimos concilios de la Iglesia Católica. En la personalidad tan arrolladora de Juan Pablo II se convirtió en lo que muchos llamaron “Papalatría” por parte de todos aquellos que pertenecen a los movimientos eclesiales a los que Woytila favoreció, y sigue con Benedicto XVI, que sin tener el carisma de su antecesor, lo hereda por vía del cargo que ostenta.

Después de toda esta historia es fácil de comprender por qué un encuentro mundial de jóvenes cristianos, la JMJ, se reduce ante la opinión pública, a la visita papal, cuando lo realmente importante es que se reúne la Iglesia Universal, y no que venga el Papa con ocasión de tan magno evento.

Lo que importa es el Pueblo de Dios, sujeto histórico de la acción del Espíritu Santo a favor de la salvación de la humanidad, y no el jefe, porque somos un pueblo de Sacerdotes, Profetas y Reyes, como dice la 1ª Carta de San Pedro.

A ver si los tiempos que se avecinan acaban con estos vicios adquiridos.

miércoles, 24 de agosto de 2011

JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD (tercera parte) EL DINERO

Queda feo en personas como nosotros hablar de dinero, que no nos entretenemos en esas minucias, pero como ésa ha sido una de las principales críticas a la organización de las jornadas, quiero echar una visión crítica (como siempre, como siempre, ya lo sé).

Se ha dicho que si ha costado no sé cuánto, que si se ha pagado con nuestros impuestos; después que si no se ha pagado con nuestros impuestos pero que han desgravado fiscalmente las empresas patrocinadoras; luego que los abonos del metro con descuentos para los peregrinos…

Al final parece que han sido más los beneficios que los gastos, como se puede leer en diversos medios de comunicación. Pero aún así, bajo el lema “con mis impuestos no” o algo así se ha erigido una cantinela que circula por la red.

Analicemos sosegadamente: si el encuentro internacional hubiera sido de los “criadores de escarabajos peloteros” de todo el mundo, y esto hubiera sido capaz de reunir a un millón de visitantes, todos habríamos empujado para conseguir que su convención fuera en España y veríamos con buenos ojos que las distintas instituciones públicas y privadas colaboraran en la financiación de los diversos actos bajo la esperanza de que tan magno acontecimiento proyecte nuestro hermoso país ante los ojos del mundo, y que nuestras ciudades se vieran inundadas de potenciales clientes que dejaran sus dineros y se generase empleo, aunque fuese transitorio. Pero no, como era de católicos de todo el mundo, incluidos los países pobres, pues hay personas a las que les toca la fibra sensible, porque de todos es sabido que los católicos son mala gente, tienen cuernos y rabo y les huelen los pieses. Por eso, aunque han venido cientos de miles de personas, España se ha podido contemplar en no se cuántos países, los hosteleros, tenderos, y otros comerciantes han facturado y contratado, etc., nos repugna la imagen que se ha dado de nuestra nación y el dinero que ha podido dejar toda esa ralea a la que le huele los pieses.

Pues yo también estoy harto de que con mis impuestos se costee la seguridad de los encuentros de fútbol de “alto riesgo” en los que todos pagamos a los policías y 22 tíos se embolsan millones de euros en un solo partido; yo también estoy harto de que con mis impuestos se tenga que pagar a servicios sanitarios o de recogida de basura en los macroconciertos; y sobre todo estoy harto de que con mis impuestos se pague a la turbamulta de enchufados, paniaguados y neoconversos a credos políticos según se den las urnas que no tienen nada que hacer pero a los que se ha convertido en funcionarios de la administración municipal y autonómica por los servicios prestados en la contienda electoral, y sin embargo los pago y me jodo y los tengo que ver todos los días, y así un largo etcétera: bocadillos para mítines, propagandas institucionales, cenas de protocolo y de porque sí, coches oficiales, despachos de alto standing y demás dispendios asociados a la política del talonario a cuenta de los ciudadanos, entre ellos los católicos, que también pagamos impuestos.

Yo creo que ya va siendo hora de que dejemos las demagogias irracionales y cultivemos más el respeto hacia los diferentes colectivos y modos de afrontar la existencia. El que ha sido embajador ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, que fuera alcalde socialista de la Coruña, ha sido una de la personas que más ha trabajado para que la JMJ viniera a España y el otro día le oí en una entrevista radiofónica que estaba enfadado por toda esta ola de anticatolicismo que se ha montado. Me gustó oír a un hombre que es de izquierdas y cristiano y lo lleva con mucho decoro y dignidad. Vamos a ser sensatos.

De todas maneras esto no quita para que yo crea que la Iglesia debería ir por otro lado, pero esto lo desarrollaré en otra entrada.

sábado, 13 de agosto de 2011

JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD (segunda parte) EL PAPA

El actual Papa, Benedicto XVI es el resultado dialéctico del cúmulo de acontecimientos que sacudieron el mundo, y en especial el continente europeo, durante el siglo XX, del último Concilio y de Juan Pablo II.

Cuando en 1962 el Papa Juan XXIII inició el Concilio Vaticano II cuyo objetivo él mismo había mostrado gráficamente con un abrir las ventanas para que entrara aire fresco, quiso afrontar desde el diálogo lo que se llamó el aggiornamento, o puesta al día de la Iglesia, que había perdido el tren de la “Modernidad” en medio de una creciente secularización quedando al margen de todo lo que representaba el “proyecto ilustrado”: la ciencia, la democracia, los movimiento obreros, etc. Probablemente el bueno de Juan XXIII no imaginó que el aire fresco que entró en la Iglesia se convertiría en vendaval dejando los seminarios casi vacíos, hasta el punto de que corría entre círculos clericales la frase, en tono de humor decadente de “el último que apague la luz”.

Ya en aquellos años conciliares, Joseph Ratzinger colaboró desde sus estudios de Dogmática. En 1968 publica “Introducción al cristianismo” en el que muestra su preocupación por que el diálogo entre la razón y la fe no nos lleve a degradar la “pepita de oro” (imagen que él utiliza para referirse al mensaje cristiano) apelando a la necesidad de ortodoxia.

Juan Pablo II fue el papa que procedía del mundo comunista y había conocido la persecución contra los cristianos, pero también la defensa de los derechos de los obreros. Arduo luchador, jugó un papel decisivo en la caída del Muro de Berlín, manejó como nadie los medios de la globalización pero hizo una apuesta por los movimientos más conservadores de la Iglesia, de tal manera que entre sus críticos se habla de él como “el papa que llenó los estadios y vació las iglesias”. Su preocupación por la ortodoxia doctrinal resultó especialmente dolorosa en su relación con la Teología de la Liberación, a la que se acusaba de marxismo, que en los 80 se movía en la persecución más sangrienta en América central y del sur. Para los cristianos cercanos a esta sensibilidad de lucha  por la justicia resultaba incomprensible el que, en su visita a Nicaragua recrimine a Ernesto Cardenal su vinculación con el gobierno revolucionario sandinista, mientras no había condenado con tanta energía la dictadura chilena; o que Oscar Romero (al que dediqué una de las entradas de este blog) no haya sido canonizado y a Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, se le hiciera santo en un tiempo record.

Precisamente el encargado de velar por esa ortodoxia (no tanto por la ortopraxis) fue el Cardenal J. Ratzinger, al que nombró Prefecto de la Congregación para la Sagrada Doctrina de la Fe. Símbolo de su tarea al frente de esta institución es su especial dedicación a “corregir” a Leonardo Boff, uno de los más insignes representantes de la Teología de la Liberación, quien terminó por renunciar a su sacerdocio para poder seguir escribiendo con plena libertad. Sin embargo, es curioso que Ratzinger protagonizara un diálogo interesantísimo sobre la relación de la razón y la fe con Jürgen Habermas, quizá el filósofo más importante del momento.

En España también sufrimos esta ola neoconservadora con la destitución de sus cátedras de teólogos de la altura de Juan Antonio Estrada o José María Castillo. Entre los obispos va creciendo el número de los adeptos a esta corriente, y se empiezan a nombrar, no tanto por su capacidad, sino por su fidelidad a la línea oficial hasta llegar a conformar, en opinión de González Faus, “la Conferencia Episcopal más mediocre de los últimos doscientos años”.

Las parroquias se llenan de grupos conservadores, los sacerdotes vuelven al vestido negro, al predomino en el detalle litúrgico más que en el espíritu de las celebraciones y crece en la Iglesia la preocupación por la moral personal.

Es comprensible que los movimientos críticos con esta línea de Iglesia muestren su enfado y se prodiguen en sus críticas con ocasión de la visita del papa; es también comprensible que militantes de la izquierda que defienden otro modelo de moralidad, hagan ver su disconformidad y que ésta se haga más sonora con la visita del papa.

Sin embargo, yo me hago una serie de preguntas que tienen que ver con la visita y los diferentes posicionamientos que expondré en la próxima entrada. Por hoy creo que es suficiente.

Perdón por haber excedido la longitud habitual de mis artículos.

viernes, 12 de agosto de 2011

La Jornada Mundial de la Juventud (primera parte)

He leído, visto y escuchado tantas cosas sobre la visita del Papa a España, que he creído ser mi obligación moral expresar detenidamente lo que voy reflexionando y escribiendo en las discusiones en Facebook, como creyente cristiano, católico convencido y profesor de Religión y como militante socialista. Sí, ya sé que más de uno pensará que soy el típico gilipollas que le gusta hacerse notar. Bueno, cada uno es libre, pero me niego (y no sólo yo) a admitir que por ser católico tenga que ser de derechas y me resisto a aceptar (tampoco soy el único) que por ser socialista tenga que ser anticatólico, como tampoco estoy dispuesto a tragar con todo lo que digan los dirigentes de mi partido ni me resigno a que la Iglesia tenga que ser tan conservadora como ha devenido en los úlimos 25 años.

Empiezo a escribir hoy porque, habiéndome acercado desde mi retiro veraniego hasta mi casa de Alcantarilla, me he encontrado a un nutrido grupo de chicos, chicas y personas adultas que estaban esperando en la puerta de la parroquia de San Pedro a que llegaran los jóvenes de otros países que vienen a hospedarse en sus casas y a los que van  a acompañar durante los días previos al encuentro de Madrid. Nadie les ha pagado nada, ni van con un tique o una nota para que el gobierno regional les dé dinero por hospedar a todos esos jóvenes. Lo hacen gratuitamente, porque tienen ilusión de encontrarse con otros hermanos en la fe que son de otros países de Europa o de América, o… Para sufragar gastos andan vendiendo papeletas para una rifa de un portátil, y mecheros y cosas así, que quien quiere compra y quien no, pues nada.

Se da la circunstancia de que conocía prácticamente a todos los que estaban esperando a que llegaran los huéspedes, y se da también la circunstancia de que entre ellos había seis alumnas mías. Quien me conozca sabrá de sobra que mis alumnos, especialmente en estos tiempos en los que nuestros gobernantes han convertido el estudiar Religión Católica en acto de heroísmo, son sagrados para mí, y encima éstas son de lo mejor que tenemos: buena gente, mejores estudiantes, solidarias, comprometidas, etc.

Por eso aviso a navegantes, de esos que tocan la campana como cuando hay niebla con un badajo monocorde “dan-dan, dan-dan” contra la visita del papa: sobre Benedicto XVI y sobre la Iglesia hablaré en las siguientes entradas del blog; pero lo del encuentro de jóvenes, que es de lo que se trata va por otro lado.

En realidad ya sabéis que se llama Jornada Mundial de la Juventud: Hay decenas de miles de voluntarios, que colaboran gratuitamente, 130.000 jóvenes que vienen a España de más de  30 nacionalidades. Entre ellos hay personas de toda condición social y económica, unos de derechas y otros de izquierdas, unos que hacen hincapié en rezar mucho y otros que insisten más en la solidaridad activa, pero todos unidos por una creencia y por la ilusión de conocer a otros jóvenes.

Esto es el centro de la cuestión y se equivocan los beatones y caciques eclesiásticos tan proclives a la papalatría (mientras el papa sea favorable a sus tesis) si quieren hacer de la visita del "Santo Padre" lo único importante, y se equivocan los que entran al trapo de esta visión deformada de la JMJ criticando  la visita de Benedicto XVI despreciando todo lo demás.

Hagamos una cosa: miremos, analicemos y después discutamos, no vaya a ser que por darle en la boca al Papa, le demos en los morros a cientos de miles de jóvenes, y eso ya es más serio, sobre todo si entre ellos están mis alumnos, porque entonces MA-TO.

viernes, 8 de julio de 2011

¿PERSONAS O PROYECTOS?

Se inicia la cuenta atrás hacia las elecciones generales. Mañana es la proclamación de Alfredo P. Rubalcaba como candidato. Dice Elena Valenciano que el acto será “sencillo”, “de verdad” y “muy Rubalcaba”.

Me da la impresión de que esto es la contumacia en el error.

Todos sin duda recordamos cómo la campaña en la que Rodríguez Zapatero ganó por primera vez las elecciones, Blanco substituyó la preeminencia de las siglas PSOE por ZP. En la misma línea se nos quiso poner en fila de a uno tras el candidato con el símbolo de la ceja ^ ^.  En Murcia, incluso, se sacrificó al PSRM para hacer que ganara las elecciones gracias a los votos de los catalanes, aragoneses y vascos, lo que ha terminado desfondando al partido y a la  militancia del mismo.

Me pregunto cómo los “viejos” del partido han consentido que las siglas socialistas hayan quedado por detrás de las de un solo hombre y que se hayan convertido en “la marca PSOE”, expresión que da a entender que es un producto que se compra y que se vende. No es de extrañar que muchos candidatos a alcaldes y a presidentes regionales se hayan creído que podían ganar las elecciones haciendo una buena campaña publicitaria.

El colmo es que a base de que el partido se haya supeditado a las personas que lo dirigen,  una vez hundidos en la miseria electoral, se haya optado por minimizar hasta lo invisible “la marca PSOE”, para ver si así la gente vota a alcaldes o presidentes socialistas sin darse cuenta de que lo son.

Pero no ha funcionado.

Si los propios socialistas esconden sus propias siglas, no esperarán que los ciudadanos voten a sus candidatos.

Como persona de izquierdas, no sigo a nadie, creo en proyectos generados por personas en el seno de organizaciones, creo en proyectos que van más allá de los líderes concretos, porque la justicia y la libertad son siempre una utopía que nos orienta.

Como cristiano no creo en nadie que no sea Jesús de Nazaret.

Si el partido socialista nuevamente concentra su campaña en el candidato y no en el proyecto, acabará en un rincón castigado y contra la pared y, lo que es peor, se habrá desfondado y consumido en una campaña de la que costará mucho levantarse.

Lo único positivo de todo esto es que a lo mejor se inicia un debate profundo en el seno del PSOE y se crea un proyecto que posibilite recuperar la política de izquierdas que haga frente al pensamiento único, que hace mucha falta.

domingo, 19 de junio de 2011

LOS EXPERIMENTOS, CON GASEOSA


Cuando Nicolás Copérnico escribe en el siglo XVI su De Revolutionibus Orbium Coelestium, todavía impera en la filosofía y en la astronomía el modelo geocéntrico aristotélico-ptolemaico.  La nueva teoría heliocéntrica viene a substituir la vieja estructura. A base de no poder explicar los movimientos del sol, de las estrellas y de los “errantes” la teoría geocéntrica se había ido complicando hasta el extremo con epiciclos: todo para no sacar a la Tierra del centro del universo. Pero con tantos parches la teoría deja de ser útil y se necesita un nuevo “paradigma”, un cambio de perspectiva, el “giro copernicano”.

Algo parecido puede suceder a nuestro sistema educativo. El modelo LOGSE, que es el que aún impera, se ha ido modificando desde el principio, incluso antes de haberse implantado en su totalidad. Ha recibido parches sin cuento: primero todos iban a obtener el título de ESO, después, como se ve que no, hay que buscar líneas alternativas pero a partir de los 16 años, después basta con 15 y se puede volver al sistema de la ESO y “titular”, más adelante los grupos de “refuerzo curricular”, los PCPI, los grupos flexibles. Esto de los “grupos flexibles” es un eufemismo de los grupos de diferentes niveles y ritmos de aprendizaje. Luego el PROA, los apoyos, la diversificación, etc.

Cada vez más parches, como los epiciclos del modelo heliocéntrico. Y cada vez más niños y niñas de 12 y 13 años con “orfidales” en la mochila.

El último parche que ha ideado el eterno Rubalcaba, que ya en 1988 fue nombrado Secretario de Estado de Educación, y entre 1992 y 1993 fue nombrado ministro de Educación y Ciencia, tiene que ver probablemente con “más de lo mismo”, pero ahora parece que el problema es la formación del profesorado. Ahora se le ha ocurrido hacer un MIR pero de profesores. Un nuevo experimento. Si primero han sido los jóvenes los conejillos de indias, ahora lo van a ser los docentes, o mejor, lo vienen siendo.

En los últimos 20 años los docentes han tenido que estudiar hasta cuatro temarios diferentes. Personas que hayan tardado 5 años, por ejemplo, en sacar la plaza, o que sigan de interinos, han tenido que estudiar legislaciones distintas, formas de programar, tipos de exámenes, criterios de selección, …, totalmente cambiados.

Yo creo que ya está bien. Se necesita un nuevo sistema, esta vez consensuado y que sea definitivo por lo menos para los próximos 20 años. Hay que dejarse los experimentos para hacerlos con gaseosa. En vez de exponer ocurrencias, se debería empezar por un debate nacional en el que pudiéramos participar todos y dejarnos de “iluminados” pedagogos de laboratorio.

Pero mucho me temo que esto es predicar en el desierto, porque ya aparece el tema de la educación para la campaña como elemento arrojadizo, y ya tenemos a la “cla” de aquellos socialistas que aplauden todo lo que hagan los superiores. Lo mismo hicieron con Zapatero y mira dónde estamos: más cerca que nunca de la refundación del PSOE. Un poco de sentido crítico, por favor, y los experimentos, con gaseosa.

miércoles, 15 de junio de 2011

¿QUIÉN NOS SACARÁ DE LA CRISIS?

El rumbo que lleva la crisis económica amenaza con llevarse por delante la estabilidad y la tranquilidad económica de muchas familias. A algunas ya las ha dejado en la cuneta tiradas en el subsuelo de la necesidad y del contenedor-despensa.

Eso es una crisis: personas con nombres y apellidos que lo pasan mal. Y en España, cada vez más. Pero para que las situaciones concretas se arreglen, hay que crear un marco económico y productivo adecuado para que vaya generándose actividad económica y eso nos lleve a la creación de empleo.

Pero los que tienen el dinero no suelen invertirlo si no tienen seguridad de  que van a ganar: los ricos son así de egoístas, en eso se parecen a los que no lo somos.

Nuestro tejido productivo genera pocas plusvalías, lo que hace que los márgenes empresariales sean reducidos y los salarios escasos, y si suben los salarios estamos expuestos a la deslocalización y al paro.

Está claro que habiendo caído la producción y el empleo, también se han reducido los ingresos del estado. No es sólo que los diferentes gobiernos en los distintos niveles de la administración hayan malgastado, que también, porque podían haber empezado a recortar antes de que llegara el grueso de la crisis, sino que ante el descenso radical de los ingresos se hace imposible pagar las deudas contraídas.

Ante una situación como ésta la credibilidad política es algo imprescindible, y está claro que España carece de ella. Nuestra crisis tiene como agravante el que nuestro actual gobierno no tiene crédito, ni siquiera  para los propios militantes del Partido Socialista, a lo que hay que añadir que la alternativa de la derecha alcanzará el poder más por ganas infinitas de que se vaya Zapatero que por el deseo de que entre Rajoy.

Sin embargo, ninguno de los dos partidos parece convencido de llevar a cabo las reformas que necesitamos, algunas de las cuales las ha recogido el movimiento de Democracia Real Ya. 

Pero eso lo escribiré en la siguiente entrega, pues creo que tenemos tiempo de hablar del tema antes de que acabe la crisis.

Mientras tanto, los del nombre y apellidos siguen intranquilos.

miércoles, 25 de mayo de 2011

RECOJAMOS LAS TIENDAS

Nos cuenta el libro del Éxodo que, después de sufrir 10 plagas, el faraón dejó salir a los hebreos de Egipto. Según algunos teólogos, como Clodovis Boff y George Pixley, los que huyeron al desierto no sólo eran del clan de los descendientes de Abraham, sino que probablemente iban también agricultores, trabajadores, soldados, etc. descontentos con el régimen teológico-teocrático y explotador de los faraones.

Una vez en el desierto, instalaron el campamento y se dotaron de una "constitución", el Decálogo. El primero de los mandamientos fue adorar sólo al dios “que los sacó de Egipto”, el Dios de la libertad, ningún otro merece culto. El segundo fue la prohibición de hacerse una imagen de Él, al que llamaban “el que es”. Un dios sin nombre, sin imagen, para que cada uno se lo imagine como quiera y bajo el que todos quepan. Cuando el pueblo intenta ponerle imagen haciendo un becerro de oro (probablemente el Buey Apis de los egipcios) surge la discordia y Moisés se ve obligado a romper las Tablas de la Ley y a extirpar el mal de Israel.

Algo parecido sucede a los acampados en la Glorieta: mientras que se han movido en el genérico de “democracia real ya” han aglutinado apoyos de todas las tendencias políticas, ideológicas incluso religiosas, pero en cuanto han querido hacer un programa concreto, ponerle rostros y nombres al movimiento, adoptar estrategias de los llamados antisistema, etc. se rompe la armonía.

Y yo me pregunto, ¿qué es más importante?,  ¿ser muchos con un objetivo común aunque difuso, o los de siempre (o sea media docena) haciendo lo de siempre? Ahora toca el compromiso individual de cada uno en sus ámbitos de influencia.

Quizá haya llegado el momento de levantar el campamento, para que no se estropee. Pero no hay que tirar nada, porque a no mucho tardar lo tendremos que volver a poner. A lo mejor podíamos quedar todos de acuerdo en que cada 15 de mayo nos volvamos a juntar y declaremos el día de la defensa de la “Democracia real ya”.

domingo, 22 de mayo de 2011

NO QUEMÉIS EL CAMPAMENTO

Y ahora qué. Parece que si no hacemos un manifiesto no nos quedamos tranquilos. Tiene que salir una declaración pública, y en el momento en el que esto sucede, ya hay personas que no están de acuerdo.

Pero realmente, ¿es necesario un manifiesto?

De los acampados no se espera programa político alguno, es una propuesta ética, es una explosión de sensaciones, es una alegría desbordada por estar haciendo algo juntos, por estar sembrando especies nuevas, por unir personas de diferentes procedencias y edades, pero no pidamos que se concrete, porque no se puede esculpir la ilusión, porque no se puede encerrar la esperanza.

¿Qué somos? Una montaña de indignados.

¿Por qué nos indignamos? Por muchas cosas: por el secuestro de la democracia por los partidos, por la falta de honradez, por la hipocresía de los bancos y seguro que por más cosas.

¿Qué queremos?: un mundo mejor, más democracia real y más justicia.

Pero no preguntéis más. Porque empezarán a aparecer las diferencias, porque lo que queremos es utópico y la utopía no se puede concretar, porque si se concreta ya no es, porque excluiría a los que quieren lo mismo pero con otros matices.

A los que estamos en partidos, los que pertenecemos a colectivos más o menos formales, NADIE nos ha pedido que digamos nada, NADIE nos ha pedido un programa político, solo quieren que escuchemos y TOMEMOS NOTA

Así que yo os increpo, partidos y colectivos, cuarentones metidos a ideólogos de jóvenes a los que consideráis perdidos y que necesitan de vuestra guía, mitineros pesaos del “siempre el mismo rollo” desde hace años. Guardad silencio, porque sólo así se puede escuchar.

Yo os digo: dejad a los jóvenes que sean ellos. ¿O es que pensáis que se ha juntado tanta gente por vuestra acción política? Muchos ya lleváis bastantes años en esto para saber que sólo movéis a unos pocos cientos (con suerte), y que esta movida no os pertenece.

El campamento es un cuadro impresionista de infinitos colores que sólo deja ver lo que es desde la distancia, así que cuarentones diversos, partidos, colectivos, tomad distancia si no queréis que os salpique la pintura, porque algunos os merecéis un brochazo.

viernes, 20 de mayo de 2011

ILUSIÓN Y ESPERANZA

Tenemos experiencia.

Sabemos que las revoluciones que no tienen por objetivo el derrocar un gobierno para poner otro, sino cambiar las reglas, las relaciones, las actitudes y hasta la estética que viste al poder, son difíciles de concretar.

Podemos soñar, podemos compartir los sueños, podemos unirlos y, durmiendo juntos en un campamento, soñar lo mismo. Pero no podemos concretarlo.

El más grande de los caballeros andantes, el que sus ansias de justicia le llevaban a luchar contra gigantes disfrazados de molinos (qué gran metáfora del poder difuso de la sociedad globalizada), Don Quijote de la Mancha, nunca aceptó que ninguna mujer que se le pusiera delante pudiera ser la Dulcinea de sus sueños. Dulcinea siempre es algo más de lo que se pueda ver o tocar.

Cualquier concreción del sueño revolucionario que se está gestando en el movimiento del 15 de Mayo será insuficiente. Para muchos eso será el signo evidente de la derrota, para otros, y aquí me incluyo, será la prueba feaciente de la victoria del poder ser sobre el ser, la permanente visión crítica que nos llevará a decir que no es suficiente con los cambios que se consigan.

Lo que se cambie no será real, porque siempre será provisional. Lo verdaderamente existente es la ilusión, el auténtico motor de lo que hay es la esperanza.

Seamos realistas, gritemos juntos para no olvidar, para que nuestros sueños sigan siendo compartidos ahora y cuando esto acabe: ¡¡ILUSIÓN Y ESPERANZA!!.

jueves, 19 de mayo de 2011

EL CAMPAMENTO DE LA REVOLUCIÓN

Hoy hemos estado en el campamento de la Glorieta, en Murcia. Ha sido una experiencia hermosa. Hemos podido ver a un montón de jóvenes diciendo que están hartos, y otro montón de gente mayor que también estamos hartos y que los apoyamos, unos pitando desde sus coches (lo menos 1000), otros con sus firmas, otros llevando comida o enseres.

Hemos podido contemplar una asamblea aparentemente caótica, pero estructurada dentro de lo espontáneo: éramos más de mil y todos estábamos emocionados: los que hablaban, todos jóvenes, y los que escuchábamos, de todas las edades y aspectos.

Tienen grupos y comisiones, actúan, difunden, pintan, comunican, debaten y sonríen, sobre todo sonríen.

Es la sonrisa del optimismo, es el rostro de la ilusión por tener la sensación de estar haciendo algo grande que nos sobrepasa a todos: un gesto de dignidad que no sabemos si cambiará las cosas, pero que sí es seguro que cambiará a las personas.

Nada será igual para los que hemos tenido ojos abiertos para ver como se gesta una revolución. Un huracán comienza con una suave brisa y siempre hay alguien que mira al cielo y piensa: “se está liando una gorda”.

Los partidos políticos gastándose millonadas en cartelería, serigrafiados, mítines y retoques a las fotos de los candidatos para hacerse ver, y hoy 20 o 30 jóvenes, con tres cartones y pintura de dedos que han trazado un mensaje simple “si estás harto, pita”, han conseguido un estruendo inenarrable.
 
¡Eso es política!: imaginación, debate, asamblea, …, alegría.

Antes de ayer preguntaba quién es el enemigo. Si queréis saberlo pasaos por la Glorieta de España (de ahora en adelante, a propuesta de un acampado, Plaza de la revolución del 15 de Mayo) y allí os lo dirán.

Por lo pronto ya sabemos quiénes son los amigos, que no es poco.

miércoles, 18 de mayo de 2011

¿QUIÉN ES EL ENEMIGO?

Creo que los que nos consideramos de izquierdas[1] estamos gratamente sorprendidos por el movimiento que se empieza a llamar del 15 M, cuyo lema es DEMOCRACIA REAL YA. Alentados por un colectivo de personas cada vez más hartas de que las crisis las paguen siempre los mismos y que las cobren los otros mismos; estructurados en la intangible e incontrolable Red, algo así como una invisible Tercera Persona de una Trinidad revolucionaria; encarnados en movimientos variopintos que incluyen a gentes desengañadas de los partidos, movimientos ciudadanos o rebeldes contra las hipotecas; han recibido soporte teórico en el manifiesto, más que libro, de Hessel “Indignaos”.

Hoy lo he leído.

Se mueve entre el diagnóstico crítico de la Esuela de Frankfurt y el existencialismo revolucionario de Sartre, inspiradoras ambas tendencias del “Mayo del 68” y enraizadas en la postguerra que acabó en el 45. Hessel, desde su longeva ancianidad, anima a los jóvenes a indignarse como lo hicieron los héroes de la Resistencia contra el Fascismo. Para los que lucharon en aquellos momentos de regeneración política, económica y social, el enemigo a batir era UNO y tenía rostro humano e institucional, el nazismo. Y la alternativa, después de un conflicto mundial, era lograr un orden internacional nuevo en el que se respetara a las personas (imborrable el recuerdo de los campos de exterminio) que llevó a la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

Hoy nos indignamos.

¿Contra qué? Y sobre todo, ¿contra quién?

Dejo la pregunta abierta. Sigo reflexionando y seguiré escribiendo.

¿POR QUÉ NO DEJÁIS RESPUESTAS EN LOS COMENTARIOS QUE NOS AYUDEN A TODOS?


[1] por favor, no se incluyan en este conjunto los que permanecen instalados o se instalan en la política como profesión aunque sea en un partido nominalmente de izquierdas.

martes, 3 de mayo de 2011

¿HA MUERTO BIN LADEN?

El 1 de diciembre de 2009 publicaba El País: Obama anuncia que la retirada de Afganistán comenzará en 2011”.

Hoy publica ABC “La muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, no alterará el calendario de retirada de las tropas de Afganistán, afirmó hoy el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney”.

Prácticamente desde que llegó al poder, Obama ha mostrado su interés por retirar las tropas de Afganistán. Metidos en un avispero que recuerda en algunas ocasiones la banda sonora de Apcalypse now, This is the end de The Doors, con alto riego de convertirse en un nuevo Vietnam, se hace cada vez más apremiante sacar de allí a los soldados, pero no se puede porque no hay victoria que ofrecer a la opinión pública. Si en Afganistán se entró para acabar con el terrorismo internacional y con el régimen de los Talibán, ninguno de los dos objetivos se ha logrado.
La población norteamericana empieza a estar cansada de esta guerra como muestra la reciente película protagonizada por Tom Cruise y Robert Redford, “Leones por corderos” que, aunque de una calidad dudosa, sí es significativa del momento que se está viviendo en la opinión pública estadounidense.

En este contexto hemos de situar la presunta muerte de Bin Laden: las tropas se retiran en julio de este año y no pueden volver con las manos vacías. La captura vivo o muerto de este “fantasma” del terrorismo sería suficiente para hacer que la vuelta de las tropas sea entre vítores y no por la puerta de atrás. Quizá por eso los diferentes líderes de los países integrantes de la OTAN se han felicitado con urgencia, incluido el Zapatero que abominó (con razón) de Guantánamo, porque ha llegado la hora de volver a casa.

Por eso no me creo que hayan matado a nadie, o si han matado a alguien no era el que dicen, y si era el que dicen lo podían haber liquidado antes.

Desde luego con el largo curriculum de la CIA es como para fiarse.

martes, 26 de abril de 2011

EL BOTELLÓN DE LA HUERTA

Ya son bastantes los años transcurridos desde que eso que se llamaba el Bando de la Huerta se convirtió en un macrobotellón por toda la ciudad de Murcia. Personas, mayoritariamente jóvenes (porque los adultos andan de cañas), que provienen de todas las pedanías y pueblos del entorno cercano a la capital e incluso de otras provincias, se reúnen en un ritual sin fuste consistente en calzarse unos zaragüeles, una camisa blanca y una faja, quedar para comprar bebida (más que comida) y a las 11 de la mañana llevar un pedal del quince. A partir de ese instante la secuencia entre beber y mear se repite en cada parque de la ciudad, en cada esquina y en cada rincón: caños interminables, hedores penetrantes hasta el cerebelo, basura a toneladas. Pero, “thío, lo hemos basao de buda madlrlre”.

Luego vienen los poetas de andar por casa que retransmiten el desfile por las cadenas de televisión y se deshacen en elogios (todos acabados en ico) a la huerta y sus costumbres, como si realmente existieran ambas cosas. Un modo de vida que desapareció para que cada uno hiciera lo que le saliera del pijo (expresión huertana) con la tierra que le legaron sus abuelos o para agrandar y agrandar una ciudad que dejó de hablar panocho para pronunciar eses por un tubo, porque lo otro, lo de la miaja, el peaciquio y la pesambre se ha quedado para los perullos de la huerta.

Pero luego también llegan los intelectuales de turno a decirnos que lo de los jóvenes es una protesta contra el orden establecido, un signo de identidad; aquellos que les dicen a los chavales que disfruten el momento y luego les prohíben comprar alcohol sin intermediarios de 18 años, la típica mierda de demagogia progre que a base de criticar los valores tradicionales ha dejado a los jóvenes vacíos.

Desde luego que el Bando de la Huerta es la expresión rotunda de lo que hemos hecho en la sociedad murciana durante décadas: arruinar la huerta o convertirla en ruina; y destrozar a los jóvenes que se pierden en el laberinto de lo inmediato sin perspectivas de futuro. Por mí que lo substituyan por un concurso de ganchillo o por una degustación de paparajotes.

domingo, 17 de abril de 2011

GRACIAS, COMPAÑERO RAMÓN JÁUREGUI

Tengo que agradecer públicamente, aunque yo no soy nadie, la intervención de Ramón Jáuregui en la presentación de la candidatura socialista en Alcantarilla. Con un rápido recorrido sobre la historia del Partido Socialista, con sus luces y sus sombras, vino a transmitirnos un mensaje con el que enardeció a un público necesitado de que alguien, en esa mañana de más nubes que claros, nos levantara del asiento para aplaudir con unas manos que aún no habíamos calentado. Ése mensaje fue: “no os avergoncéis del Partido Socialista”. Y lo justificó diciendo motivos más que suficientes para sentirse orgulloso de su trayectoria, especialmente desde que llegó la democracia.

Seguramente a él le pasó lo que a muchos: que le duele ver que en la propaganda electoral, en los programas y hasta en los discursos, los símbolos del PSOE han quedado reducidos a la mínima expresión hasta el punto de no saber a qué partido representan las candiaturas.

Muchos pensarán que esto es así para minimizar el  “d-efecto” Zapatero en la previsible debacle electoral. Pero como dice un amigo mío, “ahora hay que sacar las siglas PSOE y esconder las de ZP”. En realidad, los partidos políticos han quedado en manos de oligarquías que se autoreproducen en una endogamia sin fin y no son más que una escalera en la que se suben candidatos para luego tirarla, y así hasta la próxima campaña; candidatos que no forman equipos, sino que los nombran.

Lástima que el otro día Jáuregui habló el último. Si llega a intervenir en primer lugar le hubiéramos hecho caso. O probablemente no.

De todas formas, gracias compañero por tus palabras de ánimo.

jueves, 14 de abril de 2011

LA PROCESIÓN VA POR DENTRO

Se acercan días de pasión y recogimiento, de mucha oración, penitencia y discreción en el sacrificio que pueda llevar a la conversión. Quizá por eso los nazarenos se esconden bajo sus capirotes y ofrecen a los viandantes y espectadores diversos, que con actitudes varias contemplan la procesión, su donativo esquematizado en caramelos de lo que en tiempos debió ser pago por las culpas atendiendo a los necesitados. Bueno, siempre está el típico que te da un chupa chup y te pregunta: “¿a que no sabes quién soy?” Y más vale que le digas que sí, porque si no te hace un striptease facial y te dice sonriente: “Soy yo”, quizá para repetir las palabras de Cristo cuando preguntando “a quién buscáis” y respondiendo los guardias “a Jesús el Nazareno”, Él respondió en tres divinas ocasiones “yo soy”; o quizá sea para, a falta de carnet que mostrar, enseñar su faz para que el destinatario del donativo vea claro quién le da los caramelos y quede agradecido y, sobre todo, que cuando éste salga mañana en otra procesión, no le devuelva los mismos caramelos que recibió del nazareno de rostro desnudo.

Tiempos de anonimato, de mirada gacha. Malos tiempos para campañas electorales en las que hay que mostrar el rostro y enseñarlo hasta la saciedad. Quizá por eso en campañas electorales los candidatos se muestren con más ahínco en las presidencias de las procesiones, que en estas fechas se ven abarrotadas.

Creo que es de agradecer tal demostración de fe y devoción por parte de nuestros representantes públicos, pero quizá sería más auténtico su sacrificio y sus oraciones alcanzarían mejor fortuna, si fueran con un capirote y con un farol alumbrando al santo que más crean que les va a favorecer en las urnas.

Mucho me temo que no me harán ni caso, como por otro lado es lógico, porque lo que he sugerido es una tontería, pero ¿y si cuela?

jueves, 7 de abril de 2011

LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

No hace mucho escribí en este mismo blog un pequeño divertimento humorístico aprovechando el nombre de nuestro alcalde de Alcantarilla y la frase de Jesús de “Lazare, veni fora”. Tuvo un innegable éxito, no sé si de crítica, pero sí de público a juzgar por la amplia difusión que ha tenido. Incluso ha ido a engrosar la numerosísima literatura apócrifa que circula por Internet, puesto que lo he encontrado copiado y pegado en comentarios de otras páginas de información local.

No puedo decir que no alimente mi ego de cutre e incipiente articulista el que se haya difundido esta entrada de mi blog y hasta que se copie por parte de los que buscan la propaganda partidista, legítima, por otro lado.

Más amigo de la verdad que de la propaganda, que suele ser la versión caricaturesca de la realidad, animo a los lectores, difusores y copiadores varios a que busquen el equilibrio de lo cierto por encima de exageraciones, y puesto que la política no es cosa sólo de partidos y partidarios, como si se tratara de Barça y  Real Madrid, sino fundamentalmente de ciudadanos, reconozcan los defectos y virtudes de los diversos contrincantes en liza, dispuestos siempre a reclamarles que cumplan lo prometido.

Yo así lo intento, como habrán podido comprobar quienes me siguen en mis reflexiones, en las que incluyo también a los de mi propio partido o en las que hablo de la Iglesia.

Con lo hermosa que es la libertad, no merece la pena entregarla a nadie bajo la disciplina de ninguna organización, y la llave de la libertad es la verdad. Ya lo decía Jesús: “La verdad os hará libres”.  

martes, 29 de marzo de 2011

¿QUÉ TENDRÁ EL PODER?

Son las tres de la mañana. Estoy en Salamanca con un grupo de 38 alumnos de 3º y 4º de ESO. No consigo que se duerman y no creo que algunos de ellos lo hagan en toda la noche. Cosas de jóvenes.

Mientras espero a que se calmen un poco para poder dormir yo, leo noticias de esta precampaña electoral en prensa digital y me he puesto a pensar lo disparatados que nos vuelve el poder y lo que él conlleva de famas, honores y privilegios.

Por el poder se traicionan ideales: se dejan a un lado para conseguir escalar, con la intención de aplicarlos una vez que se mande, pero luego el ideal a aplicar es el poder por el poder.

Por el poder se utiliza a los militantes de los partidos y se secuestra la democracia interna para que todo quede atado y bien atado. Al final lo que impera no es el criterio de las asambleas sino los trajines de los dirigentes, unos en la sombra y otros sombríos.

Por el poder se prometen cosas que luego no se van a poder cumplir y se inauguran proyectos que ni siquiera funcionan: poco importa la verdad, mucho la imagen.

Por el poder se maquillan cifras o se exageran errores del contrario aunque sepamos que es mentira.
Por el poder se machaca a los  adversarios en un apuñalamiento por la espalda continuo; se desbanca a personas como si fueran cosas sin importar los sentimientos.

Por el poder se usa incluso a los amigos como medios para conseguir lo que uno se ha marcado como  objetivo: ganar votos.

Qué equivocados estamos: la política no es poder, es servicio. Y para servir no hace falta recibir honores, ni votos, ni puestos, ni elogios, ni nada que se le parezca.

Ya lo decía Jesús de Nazaret: “Sabéis que los jefes de las naciones las tiranizan y que los que mandan se hacen llamar bienhechores. Que no sea así entre vosotros: el que quiera ser el primero, que se haga vuestro servidor”.

miércoles, 23 de marzo de 2011

LÁZARO, SAL FUERA. YA TENEMOS CANDIDATO

Así gritó Jesús a su difunto amigo Lázaro cuando, después de tres días sepultado y oliendo a carne muerta, fue sacado del Seol para ver de nuevo la luz del día.

Nuestro alcalde, haciendo honor a su nombre, y siendo persona obediente, le dijeron “sal fuera” y salió, dejó la marmolada sede con persianas siempre abajo de color azul, como el cielo en el que revolotean las gaviotas. Claro, no era para menos. Quien le dio la orden lo hizo en tono enérgico, y con el carácter que tiene, cualquiera le dice que no…

Pero luego lo pensó y se dijo, “yo en la calle, lejos de mis gaviotas preferidas, condenado al ostracismo, a vagar de aquí para allá llamando a puertas que no se abren, destinado al silencio del olvido…” Y cogió a sus fieles que le aman en proporción a los años que están en la política y lo sacaron de la sepultura, y de nuevo le dijeron “Lázaro, sal fuera”, pero ahora es para emerger del abismo y saltar de nuevo a la palestra electoral.

¿Volverá con ilusiones renovadas por servir al pueblo? ¿traerá nuevos proyectos que animen a los ciudadanos? ¿estará por el contrario satisfecho de mantenerse en el cargo por lo que ello conlleva y lo que ello le evita?

¿Y si vuelve a la carga la persona que le dijo al principio “sal fuera”?  ¿Se conformará con que la foto del revivido candidato cuelgue en todos las farolas del pueblo mientras que su pendón decae raído y ajado por el fragor de la batalla perdida?

La solución, en próximos capítulos.

SAN ROMERO DE AMÉRICA

Así es como Pedro Casaldáliga, quien con toda seguridad, cuando muera merecerá ser llevado a los altares, habla de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador, muerto a balazos cuando celebraba la misa. No fue el único que padeció el martirio: catequistas, sacerdotes, religiosas fueron perseguidos, torturados, encarcelados y asesinados por los paramilitares amparados en un gobierno dictatorial y corrupto y financiado y apoyado por “la Bestia” (apelativo que en el Apocalipsis se aplica a Nerón y en los años 80 se podía aplicar a Ronald Reagan).

Todos los mencionados sufrieron por defender a los pobres, que eran los que masiva y anónimamente morían, desaparecían o eran torturados. Era la iglesia de los pobres, la comunidad cuya fe le llevaba a anunciar la liberación, la que convirtió a los pobres en el sujeto revolucionario y que nos alumbró a occidente donde la iglesia se dormía entre tradiciones, ortodoxias, chivateos y condenas. Son los años posteriores cuando se quita de sus cátedras a los teólogos jesuitas en España, cuando el actual papa condena a Leonardo Boff a “un año de silencio obsequioso”.

El martirio de Oscar Romero no fue el más importante, pero sí el más difundido y su muerte generó esperanzas por lo alto que sonó su mensaje: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres, y si vuestros superiores os ordenan matar, Dios os dice “no matarás””; “si me matan resucitaré en el pueblo salvadoreño”. Y resucitó en “cada brazo que se alza para defender al pueblo del dominio explotador” como cantaba Carlos Majía Godoy.

Que el presidente de los EEUU rinda homenaje a Monseñor Romero es un signo de esperanza, es una demostración de que la historia avanza inexorable hacia la liberación del género humano aunque esto sucede abonado por la sangre de los mártires; es una señal de que es posible otro mundo; es la ilusión de que es posible soñar y que nuestros sueños se pueden hacer realidad.

Por todo ello doy gracias a Dios por Monseñor Romero y todos los que quedaron incluidos en su martirio porque con su muerte alumbraron un nuevo mundo y con ellos participamos en el banquete de la comunión de los santos.

miércoles, 16 de marzo de 2011

DE UTOPÍAS Y "COSICAS"

Nada peor que la desconfianza, nada más triste que la desilusión, nada más destructivo que la desesperanza, nada más conformista que la falta de utopía.

En los últimos meses, en el contexto del “tijeretazo” del gobierno regional (más bien hachazo que ha devenido en un meter los bajos), han circulado por la red mensajes continuos de críticas a los representantes políticos, y el día 11 se organizó una manifestación en varias ciudades con discutible éxito. Bajo el lema de “revolución social ya” se anima a la ciudadanía a rebelarse contra los que ostentan nuestra representación.

Si en otros tiempos fueron los políticos los que lucharon por la democracia, ahora parecen ser ellos el mayor obstáculo, y la mayor crítica va dirigida contra lo que muchos consideran privilegios de lo que se ha dado en llamar “casta política”, sobre todo en cuestiones económicas.

De todas formas, con ser esto grave, me parece peor el que con sus prácticas han generado la desconfianza en aquellos que deberíamos sentirnos representados, y ese recelo abarca a todos: ya nadie se cree lo que se dice en las campañas y nos suena a que quieren vendernos la moto para seguir en el cargo.

Me parece peor la desilusión que han generado en una sociedad necesitada de incentivos y luces para salir del agujero en el que nos encontramos.

Me parece mucho peor que la desilusión conduce a la desesperanza, y ésta al desánimo y al derrotismo y éste al sinsentido.

Pero lo peor de lo peor es la falta de utopía: permanecen enredados en “cosicas”, en la casuística de pequeños asuntos, de nimias denuncias, de insignificantes proyectos pero, eso sí, muy vistosos, de si tú me has dicho esto o aquello.

¿Quién hay que merezca nuestra confianza?, ¿quién ofrece hoy un proyecto ilusionante?, ¿quién nos transmitirá un atisbo de esperanza?, ¿quién, por encima de la maquinaria de los partidos, mantiene intacta la utopía para saber a dónde se dirige y no perderse en “cosicas”?

¿Hay alguien al otro lado?

sábado, 12 de marzo de 2011

LOS SONIDOS DEL SILENCIO

Si hace unas semanas saltaba en Alcantarilla el lío que habían montado entre el alcalde que ya es “ex” y la superconcejala, que ya sólo es supernosequé, y los mentideros políticos y apolíticos no cesaban de cuchichear y especular sobre quién de los dos sería candidato y contra quién tendrían que votar los derrotados, más de uno, quizás hasta media docena, se frotaban las manos pensando: “con lo quemaos que están…”

Pero ahora se ha despejado la duda, ya han puesto candidato y no es ninguno de los dos “presuntos implicados” y se ha hecho el silencio sepulcral, nadie dice nada, y hay que buscar y rebuscar en la red para encontrar la noticia y a los que se frotaban las manos, se les han quedado frías.

Tan sólo ha resonado el magnífico elogio que ha recibido en la prensa regional con frases que bien merecerían mármol (Carlos Herrera dixit) en una lápida de fondo rojo y con una única rosa marchita, sin duda mustia por el calor que quedaba en las manos frotadas.

Hay silencios que retumban, hay silencios inquietantes, hay silencios que me turban, hay silencios expectantes.

jueves, 10 de marzo de 2011

¿QUÉ SERÍA DE VALCÁRCEL SIN ZAPATERO?

Ya estamos liados. La Región de Murcia está casi en quiebra, y la cosa es fácil: han caído los ingresos por el desplome de la construcción y nosotros dependíamos mucho de ella; el gobierno central, aunque a regañadientes, felizmente ha obedecido las directrices de nuestros socios europeos y cierra el grifo a las comunidades autónomas. Es difícil saber si se lo cierra a unas más que a otras, pues todo depende de que escuches a Valcárcel o a Oñate. Lo que está claro es que no se nos puede dar más financiación si no hay previsión de ingresos.

Y ante esta situación, al gobierno regional se le ocurre “el tijeretazo”, que más bien fue un “hachazo”, quizá creyendo que autónomos y trabajadores de la empresa privada celebrarían con alborozo el leñazo a los funcionarios que tan mala prensa se han encargado de colocarle. Pero no se esperaban encontrar a más de 60.000 personas en la calle de manera espontánea (dicho sea de paso, ni siquiera se lo esperaban los sindicatos).

Valcárcel, nuestro "padre-presidente", no podía entender que sus "hijos" le salieran díscolos y le tiraran huevos a la fachada de su casa. Es lo que tiene estar tantos años en el poder: al final piensas que la región es tuya, y con sus rabietas, en vez de suavizar la confrontación, exasperaba más al personal.

Y todo ello porque no querrá subir los impuestos para recaudar más y poder pagar el déficit, porque eso es impopular y hay elecciones pronto.

Pero ante todo este lío, Valcárcel saca de su chistera “el recurso”: Zapatero. Y le echa la culpa de lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará en la región. Si antes fue el Agua para todos, ahora es el “Zapatero le tiene manía a Murcia”; y este argumento triunfa entre el electorado.

Y vamos a por la quinta legislatura del PP. A veces me pregunto: ¿qué sería de Valcárcel sin Zapatero? ¿qué será de la derecha cuando no esté Zp? ¿A quién echarán  las culpas de su mala gestión? Ya se inventarán al hombre del saco o al tío Saín.

La derecha es así.

PAIS DE LOCOS

¿Quién tiene fe en que podamos salir de la crisis con cierta celeridad? No, no voy a hablar de política. Ya sé que enseguida empieza uno a pensar, que si los bancos, que si Zapatero, que si… Pero no.

Los que me conocen saben que llevo 25 años dedicándome a la enseñanza como profesor de Religión. En los últimos tiempos, yo creo que desde que empezaron a notarse las generaciones de la reforma educativa, cada vez me encuentro con más alumnos incapaces de aprenderse dos líneas, que no se estudian los exámenes aunque los profesores les demos las preguntas que tienen que saber, que se pasan la clase pensando en otra cosa o cuchicheando con el compañero y da igual. Pero claro, hay que ofrecer resultados y no puedes presentarte ante nadie con muchos suspensos y a muchos profesores sólo les falta hacer puenting colgándose desde lo alto del instituto para que sus alumnos le presten unos segundos de atención… pero no pasa nada, ellos siguen pasando de curso, hasta que llegan a 4º de ESO: los que han estado pasando de curso porque sí entonces piden su título y “el sistema” les dice “nooorl” y con 17 o 18 años se van sin nada después de una vida encerrados en la escuela; para otros que no llegaban nos hemos gastado mogollón de recursos para que aprueben por lo menos la ESO y aún así hay quien no; otros pasan a un módulo y sacarán un oficio y si tienen suerte encontrarán un trabajo (si saben alemán); otros pasan a bachillerato y entonces sus profesores les dicen que “a estudiar”, que eso de dar las preguntas de los exámenes, las libretitas, etc. nada de nada… y empiezan los ataques de ansiedad, los abandonos, los trastornos psicosomáticos y demás epidemias del espíritu.

¿Cómo va a afrontar la crisis un país de postjubilados a los 67 y una juventud que no está acostumbrada a superar dificultades? Si encima los más competitivos y resueltos se van a largar de esta nación de mediocridad sempiterna tras la Flautista de Hamelin, ahora de Alemania, qué será de nosotros. Y todavía los políticos hablan de lo importante que es la educación.

País de locos y dentro de poco, de desesperados.